Ir a página de Inicio de AlquevaRural.com

Historia de Terena a lo largo de los siglos

Historia de Terena

Terena o San Pedro o también San Pedro de Terena, es una de las poblaciones más antiguas de Portugal, con más de 5000 años de historia. La Villa, cuyo Castillo estaba integrado en la línea de defensa fronteriza del Guadiana, esta hoy bañada por las aguas del Gran Lago de Alqueva.

Situada a 11 km al sur de Alandroal, a 10 km al oeste del Guadiana, a 10 km al este de Redondo, a 29 km al norte de Reguengos de Monsaraz y a 22 km en línea recta de Juromenha.

Terena es una freguesia (feligresía) portuguesa perteneciente al concejo de Alandroal. Cuenta con 82,95 km2 de área y 600 habitantes (año 2006). La densidad de población es de 7,2 hab/km2. Es la cuarta freguesia del concejo en superficie y la tercera en población y en densidad demográfica.

A 2 km al este de la Rivera de Lucefécit se encuentra el denominado “Castillo Viejo” un recinto fortificado de 5000 años a.C de antigüedad. La región ya estaba habitada hace 3000 años a.C. Por otro lado a 1 km al noroeste de Terena, se localiza otra edificación fortificada conocida como el “Castelihno” “Castillito” datado del año 1000 a.C.

En la Villa do Outerio do Castelinho y en el puente del Monte de la Fuente de los Oros entre Redondo y Terena, en las cercanías de la rivera de Lucefecit, se encuentran las ruinas del Templo Endovélico en S. Miguel de Mota a unos 5 km de Terena.
Dada la invasión que sufrieron los iberos por los celtas no es de extrañar la presencia de los restos de un santuario al Dios Endovélico uno de los Dioses Antiguos más adorados, también

Endovéllico, Enobólico, Endovelicus o Endovellicus, es el más conocido de los dioses celtibéricos prerromanos de la Edad del Hierro. El nombre es de origen celta y significa "Dios muy bondadoso". Dios de la salud, protector de la tierra y la naturaleza, especialmente de los bosques. Posteriormente aceptado por los propios romanos, que lo asimilaron a Esculapio o a Serapis.

Una primitiva Terena, casi con total seguridad, se levantó en las proximidades del Templo Endovelico.
Teniendo en cuenta que estamos en una región alentejana rica en monumentos megalíticos, es difícil localizar la época exacta en que se produjo el primer asentamiento en la antigua Villa. A 4 km al norte de Terena, se halla un lugar de culto que se remonta a la época romana en el cual fueron descubiertas noventa lápidas, hoy expuestas en el Museo Arqueológico Nacional de Lisboa.
En el Siglo XVI todavía existían 96 columnas de mármol de Orden Jónico, restos de un Templo Romano, que fueron retiradas en ese siglo y en el siguiente para decorar edificios en Évora y Vila Viçosa. En el lugar que ocupaba dicho templo se erigió más de mil años después la Ermita de San Miguel de Mota.

No hay datos de lo sucedido en las Invasiones Bárbaras en el inicio del siglo V. Si hay por el contario constancia de que los musulmanes en el siglo VIII destruyeron la población, levantando una más grande llamada “Talanna”, cuya ubicación también seria en las cercanías del Templo Endovelico. Todo indica que el topónimo actual de Terena es de origen árabe.

D. Gil Martins en el reinado de D. Afonso III, año 1262 refundó cristianamente Terena, dándole foral a casi toda el área meridional del actual concejo de Alandroal.
Terena ha debido ser edificada o reedificada junto a la Iglesia de Boa Nova con el nombre de Santa María de Terena. El 10 de octubre de 1514 recibe nueva foral. Parece ser que en el siglo XVI Terena se muda al emplazamiento actual, cambiando la zona de Boa Nova por la colina y la protección de las murallas del Castillo.

Entre 1527 y 1531 se contabiliza en Terena una población de cerca de 800 habitantes frente a los 1100 de Alandroal. En el siglo XVI se construye el Ayuntamiento.
En la Guerra de Restauración 1640-1668, la villa fue saqueada por el Duque de S. Germán al frente de las tropas españolas en 1652. Los españoles volvieron a invadir Terena en 1656, siendo recuperada por el ejército portugués varios días después.

En el siglo XVIII la villa tuvo cierto declive, notándose en la disminución de la economía, para colmo de males el terremoto de Lisboa dejó a Terena como una de las poblaciones más afectadas. La decadencia continuó en el siglo XIX y su economía fue más agitada debido al final de las relaciones con las poblaciones más allá del Guadiana.

En la primera mitad del siglo XIX varios concejos pequeños se unieron a Alandroal, eran Terena, Juromenha y Ferreira de Capelins hoy San Antonio de Capelins. Terena dejó de ser sede del Concejo en 1835 y junto al poder administrativo fue perdiendo población, pasando de 1986 habitantes en el año 1950 a los poco más de 600 del año 2006.

Contacto | Sobre AlquevaRural.com | Síguenos en Enlace a facebook Enlace a twitter

Licencia Creative Commons